Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

Carta de Mons. Juárez a los profesores de Religión

Diócesis de El Alto 24.02.2012.-  A casi un mes de haber  iniciado la gestión escolar 2012, el Obispo de esta Jurisdicción Eclesial, Mons. Jesús Juárez, envío una carta dirigida a todos los profesores y profesoras de Religión animándoles a continuar con su labor educadora y evangelizadora. “La Iglesia cuenta con ustedes para hacer posible el encuentro de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes con Jesús, la Buena Noticia que es causa de alegría y de esperanza para todos”.

Carta Completa de Mons. Juárez:

Queridos profesores y profesoras: Al iniciar el año 2012, sientan mi presencia en medio de todos ustedes compartiendo inquietudes, sueños y proyectos.

 

La Iglesia cuenta con ustedes para hacer posible el encuentro de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes con Jesús, la Buena Noticia que es causa de alegría y de esperanza para todos.

Gracias por su servicio. Gracias por su entrega. Gracias por su ser Iglesia. Gracias por la educación, según el evangelio que ustedes cultivan.

Que su corazón esté lleno de confianza y de compromiso para el año educativo que recién iniciamos. Que las novedades educativas nos encuentren dispuestos a vivir todo el año educando con calidad y según los criterios del Evangelio.

Deseándoles regalar fuerza y luz para que vivan su maravillosa misión de caminar con y para los niños, las niñas, adolescentes y jóvenes de la Diócesis, les invito a "volver nuestros ojos a María, la Virgen que va a visitar a Isabel, su prima".

Efectivamente, como ustedes saben, este año la Virgen de Copabacana visita la ciudad de El Alto. Ciertamente sus parroquias, pero también sus colegios, sus mercados, sus calles, sus canchas, sus familias y sus casas. De la misma manera que el Evangelio relata cómo ella decidió ponerse en camino hacia las montañas de Judá para visitar a su prima Isabel, así también ella llega a nuestra ciudad. Sin duda, su presencia entre nosotros es fuente de gracia, ya que ella siempre nos trae a Jesús, Camino, Verdad y Vida.

Queridos profesores y profesoras en este inicio de año les invito a dejarse visitar por María en su vida personal, familiar, profesional y social. Acogiéndola cada uno y cada una de ustedes descubrirán el maravilloso regalo que su visita es para todos.

Les invito a entrar en el relato evangélico de la Visitación y a contemplar en él a María:

"Por entonces María tomó su decisión y se fue, con prontitud, a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Al oír Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó en alta voz: ¡Bendita tú eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Cómo he merecido yo que venga a mí la madre de mi Señor? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de alegría en mis entrañas. ¡Dichosa tú por haber creído que se cumplirían las promesas del Señor!"

La visita de María a nuestra vida como educadores y educadoras, con ocasión de la visita de la Virgen de Copacabana a nuestra Diócesis, nos invita a dejarnos transformar por el Espíritu de Jesús y convertirnos en "visitadores" de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes para los que somos profesores o profesoras.

Como María, también ustedes son para sus estudiantes:

1. "Portadores de Jesús": Con su vida y su palabra les ofrecen a Jesús, Camino, Verdad y Vida.

2."Testigos de la fe": Su misión de educadores y educadoras es una historia de fe. Y son para los niños, niñas, adolescentes y jóvenes "testigos vivos de fe". Movidos por el Espíritu, ellos descubren en ustedes hombres y mujeres que "han hecho de la Palabra el fundamento de su vida".

3. "Evangelizadores y evangelizadoras": Ustedes regalan a Jesús con su vida y su palabra, con sus gestos y sus invitaciones. Sobre todo serán Buena Noticia para los y las estudiantes con su vida plena, su vida entregada, su vida regalada, su vida claramente alegre y feliz. Sí, la alegría de ustedes es la mejor invitación para acercarse a Jesús, el Hijo que María nos entrega.

La visitación de María, Virgen de Copacabana, a nuestra Diócesis y a nuestra ciudad se convierte así en fuente de fe y roca donde se apoya nuestra misión evangelizadora.

También deseamos, como el apóstol Juan junto a la cruz, acoger a María en nuestra casa para que se quede con nosotros. Con María todo se convierte en posible y la vida personal, familiar, social y profesional adquiere sabor de evangelio.

Que todos nosotros y ustedes especialmente, como educadores y educadoras, se dejen visitar por María para convertirse así en visitadores y visitadoras de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de nuestra Diócesis y de nuestra ciudad de El Alto. Muchos de ellos y ellas no tendrán otra presencia de Dios que la que ustedes les hagan con su palabra y su alegría.

En esta tarea apasionante de llevar a Jesús, como María, no están solos. La Iglesia diocesana les acompaña con su oración y su apoyo, como CEIL y Comisión de Educación.

Yo personalmente, como Obispo y junto con mis Obispos Auxiliares Eugenio y Fernando, camino con ustedes con i oración, mi amistad y mi bendición.

+ Mons. Jesús Juárez

Obispo de la Diócesis de El Alto