Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

Mons. Juárez: El encuentro con Jesús cambia tu vida y elimina el temor

Diócesis de El Alto 9.08.2011// En la homilía correspondiente para este domingo número 19 del tiempo ordinario, el Obispo de la Diócesis de El Alto, Mons. Jesús Juárez, exhortó a preparar el corazón para el encuentro con el Señor. Proclamando que Jesús es el hijo de Dios. “¿ Sienten que Jesús va al encuentro de cada uno y que camina ustedes?

“Si Jesús va a tu encuentro,  también tú vas a salir al encuentro con el Señor  y si te encuentras personalmente con el Señor va a cambiar tu vida, no vas a tener miedo, con Jesús vences todas las dificultades, todos tus problemas tienen una solución y tu vida tiene un sentido”. Mons. Juárez manifestó que para encontrarse con el Señor  hace falta ser muy valientes.

 ¿Cómo encuentra Elías a Dios? ¿en el viento huracanado? ¿en los terremotos? El lo encuentra en la brisa suave, en el silencio. La primera tarea como cristianos es hacer silencio interior para escuchar la voz del Señor que irá diciendo qué proyecto de vida tiene sobre ti  para que alcances la felicidad.

 También pidió que debemos imitar a la santísima Virgen de Copacabana,  que actualmente está peregrinando por las seis provincias del altiplano paceño, y tener una actitud de salir e ir al encuentro “para servir, amar, trabajar por la justicia, promover la solidaridad, desenmascarar la mentira, para decirle al Señor que transforme nuestro corazón y que nos de ese corazón, como pedía el joven Rey Salomón, cuando comenzaba en su reinado, un corazón sabio, prudente que sabe escuchar a su pueblo y que sabe discernir lo que es bueno y malo para el Señor”.

 La palabra de Dios, proclamada para hoy día es muy exigente, reafirmó el Obispo de El Alto, porque nos invita a salir de nosotros mismos, de aquello que nos impide encontrar a nuestros hermanos. En particular este domingo, el Señor, nos pide que no tengamos miedo a nada, hay que perder esos miedos que están con nosotros. Nos pide renovar la fe que hemos recibido en el bautismo para confesar que Jesús es el hijo de Dios. “Y si pusiéramos en practica esto, veríamos que Bolivia cambiaría, seríamos bolivianos con un corazón, forma de actuar y una mentalidad distinta.