Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

Tres jornadas intensas de formación y reflexión a la luz del ejemplo de la Virgen María

Iglesia Viva 24.05.2001.- Dentro del marco de la Peregrinación Juvenil Vocacional realizado el pasado fin de semana, tres jornadas llenas de fe y reflexión se vivieron en el Santuario de Copacabana. Los organizadores de la PJV para esta actividad a la cabeza de la Hna. Rosalina. Mons Fernando, Antonio Cachaca, Álvaro, y Lourdes Ticona, comentan que vinieron preparando y organizando estas jornadas desde el mes de marzo.

“Hemos estado visitando mas antes Copacabana para saber la cantidad de gente que se va a acoger y posteriormente se lanzó la convocatoria a las vicarías de altiplano norte y sur con los cupos respectivos”, señaló el organizador de la PJV y parte de Parroquia Nuestra Señora de las Nieves, Álvaro.

Con reuniones anticipadas el equipo organizador de la PJV fue preparando los materiales y toda la estructura de esta peregrinación que acogió alrededor de unos 110 jóvenes de las vicarías altiplano norte y sur, además de otros 120 jóvenes de la ciudad de El Alto. Una vez presentado la convocatoria se tuvo una respuesta positiva y generosa de los participantes.

La primera jornada transcurrió con la llegada de todos los participantes al promediar las 10 y 30 de la mañana, luego a las 11 se celebró la eucaristía de bendición y envío de la las réplicas de la Virgen de Copacabana, posteriormente compartieron un apthapi entre todos los participantes seguido de dos charlas: Primero la reflexión de la Carta Pastoral dirigida por el P. José Fuentes y segundo la Lectura de la Carta del Papa Benedicto XVI sobre la Jornada Mundial de la Juventud a realizarse en Madrid el próximo mes de agosto. Finalmente la jornada concluyó con una velada artística: dinámicas, juegos, canciones y oraciones.

El segundo día, estuvo marcado por la subida al calvario a las 5 de la mañana donde los jóvenes subieron rezando la vía crucis, a media mañana y parte de la tarde se reflexionó sobre la Palabra de Dios, que se resume en escuchar, acoger y compartir. A las 17 y 30 horas se celebró la eucaristía seguida de la procesión de la Virgen María acompañándola con el rezo del rosario. Finalmente el día segundo terminó con la gran vigilia realizada hasta las 2 de la madrugada con distintos símbolos que marcaron el compromiso misionero.

El envío misionero, esa fue la característica del último día en el santuario, todos los jóvenes después de la misa de las 6 y 30 visitaron a las familias de Copacabana anunciando todo lo aprendido en esos días y finalmente se recogieron testimonios de lo vivido para posteriormente con la bendición de Mons. Bascopé, estos misioneros vayan a anunciar a sus parroquias, comunidades, colegios y amigos que María nos enseña a aprender y escuchar la Palabra de Dios como una fiel servidora de su hijo Jesús.  

Para concluir Álvaro de la PJV, habló del lema que acompaña este peregrinaje y realizó la siguiente comparación: “cuando tenemos un problema vamos con la mamá y ella sabe como consolarnos y guiarnos en nuestro problema, con dos palabras ella nos devuelve el ánimo; casi lo mismo ocurre con los jóvenes, pues, María es la intercesora quien nos va a llevar hasta su hijo Jesús, y Jesús va a ser el camino para nosotros, nuestro pastor que nos llevará hasta su Padre. Todo es un proceso y eso significa el lema, además que María es la primera misionera que nos vino a dar la buena nueva y se queda con nosotros así como en el Evangelio y la imagen de María y Juan a los pies de la cruz”. Invitando a todo los jóvenes a animarse por esta locura de seguir a Jesús aprendiendo de su madre la Virgen María.