Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

Cardenal Julio: Anunciar a Cristo en medio de tantos anuncios que distorsionan la verdad

Iglesia Viva/Maná 9.5.2011.- Este domingo la iglesia en Bolivia celebró el segundo aniversario de la misión permanente y la jornada de la infancia misionera ambos acontecimientos coinciden en el marco de la asamblea episcopal que tiene reunidos en Cochabamba a los Obispos de Bolivia.
La celebración dominical fue presidida por el Cardenal Julio Terrazas quien en su homilía ha animado al pueblo creyente a anunciar el mensaje de Cristo aún en medio de tantos anuncios que se escuchan de todas partes y que distorsionan la verdad.

En una catedral repleta de fieles que participaron de la eucaristía el mensaje del Cardenal Julio Terrazas fue claro al referirse a la tarea que todo bautizado debe asumir: anunciar  a Cristo, es un mandato de la iglesia para todos los creyentes: escuchar, aprender y anunciar.

“Tenemos que ser capaces de salir y hablar de este Cristo Resucitado  que no se quedo en la sepultura, el Resucitado que quiere que participemos de la vida de su propio Padre, vida que a veces la dejamos a un lado,  vida que nadie la puede quitar y se llena de gozo en Espíritu”, dijo.

A dos años del lanzamiento de la Misión Permanente en Bolivia se inicia este tercer año con el “anuncio” de la palabra. En este itinerario formativo del sentido de la misión en los bautizados el primer año se comenzó con la actitud de la “escucha”, el segundo año fue el “aprende” y ahora toca  el turno a la actitud del “anuncio”.
En tal sentido el Cardenal Julio recuerda que este anuncio debe hacerse al estilo de los discípulos de Jesús, aquellos que tuvieron contacto con El: “si hemos escuchado al Maestro y hemos aprendido de El no nos queda más que anunciarlo,  seria triste que una Iglesia que requiere la Palabra solo tenga silencios, una  Iglesia que teniendo que hablar con valentía prefiera ocultarse en sus templos o en sus casas”.

Ser anunciadores de Vida

Celebrando el tiempo de la Pascua, monseñor Julio hizo notar que es justamente la vida del resucitado la que tiene que ser pronunciada por toda la Iglesia por tanto es necesario que en muchas de las manifestaciones religiosas que se tienen deben ser momentos de anuncio de la Vida.

“Tendremos que ir sacudiendo nuestra conciencia, nos gusta el santo sepulcro, nos encanta las vigilias por los difuntos pero debería gustarnos más la persona que busca la vida porque las personas amenazadas en su propia existencia por intereses egoístas o por signos de muerte que multiplican cada vez más”.