Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

P. José Fuentes pidió a los católicos tener valentía para defender la fe

Maná 18.04.11.- “Jesús  fue condenado injustamente porque era inocente y sin embargo lo declararon culpable en un juicio que fue una especie de teatro buscando testigos para condenarlo sufrió la mentira, la manipulación”, reflexionó el Secretario para la Pastoral de la CEB, P. José Fuentes, quien presidió la celebración del Domingo de Ramos, en la Capilla de Maria Magdalena de la Diócesis de El Alto.

El P. Fuentes, en su homilía destacó los aportes de la Carta Pastoral Los Católicos en la Bolivia de hoy: presencia de esperanza y compromiso incitando a la lectura para que llame a la reflexión a muchos católicos quienes están siendo cobardes por no defender su creencia religiosa. Pidió no sentir vergüenza al hacer la señal de la cruz, sobre todo a ser valientes y dar la cara por Jesús.
 
“Hemos escuchado todo el relato de la pasión según San Mateo y hemos visto como Jesús sufrió dos juicios: del Sanedrín y de Pilato, fueron juicios injustos. Los obispos de Bolivia acaban de hacer pública una carta para todos nosotros y dicen que en el país tampoco hay justicia, el juicio que le hicieron a Jesús perfectamente se podría reflejar en nuestra sociedad, porque los que tienen plata ganan un juicio, los que no lo tienen no lo ganan”.

Comentó que, ahora más todavía, cuando se es de la oposición es imposible ganar cualquier juicio y la justicia podría volcarse contra uno. Esa misma falta de justicia que dio muerte a Jesús, en el país declara culpables, ideología que se debe cambiar. La Carta Pastoral habla de la justicia y de los linchamientos que se están dando en muchos lugares de Bolivia. “La gente que no se siente defendida en seguida se toma la justicia por sus manos, se organizan en grupos y han muerto muchos inocentes de esa forma en nuestro país como Jesús que Mario inocente”.

Respecto a estos casos de injusticia en nuestro territorio, el P. José mencionó una lectura mal comprendida sobre la justicia comunitaria. La mirada de los Obispos con su Carta, respecto al tema, indican que las personas contemplan normal este tipo de hechos, como el de tomarse la justicia por las manos dando muerte a quienes fueran culpables o no, más la gente contempla lo ocurrido como algo normal y se queda tranquila. Calificó como una grave enfermedad moral ante esa sociedad que se queda quieta y no hace nada por defenderla y los Obispos repudian estos hechos como algo impune.

“Los obispos dicen algo que tiene mucha relación con lo que acabamos de escuchar del relato de la pasión de Jesús, los cristianos de Bolivia no son valientes, les falta valentía como a pedro le faltó, siendo que Pedro fue el primer Papa de la Iglesia y fue cobarde”.

Se refirió a los cristianos de Bolivia, obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos, bautizados, que muchas veces ocultamos nuestra fe, y las veces que como Pedro nos da miedo, vergüenza hacer el signo de la cruz u otros signos cristianos, el miedo a dar la cara por Jesús, en las reuniones se decide lo que dijo el jefe aunque no estemos de acuerdo, actitud que tachó de cobardía.

Los obispos, dijo,  nos están invitando a ser más valientes, defender la verdad, y pensar antes de votar. Hay formas de actuar que no son de valientes y no son en defensa de la verdad, nosotros tenemos que ser defensores de la verdad, lamentablemente el pueblo es manipulable el domingo de ramos vamos diciendo “Bendito el que vienen en nombre del Señor” y el viernes gritamos ¡crucifíquenlo!

Remarcó en ser valientes ya que no hay razón para acobardarnos de nuestra fe cristiana y sobre no tener miedo. Siendo que en la pasión cada uno escoge su personaje y  tiene razones para pedirle perdón al Señor. “Mas allá del personaje que somos tenemos que mirar a Jesús porque es el personaje principal. Jesús es una persona humana impresionante, luchando por la verdad, entregándose totalmente a la voluntad de Dios, una vida plena de amor nada de violencia, Jesús es nuestra guía, nuestro verdadero líder, el único que se merece ser hombre porque el es amor, es perdón, maestro y que nos enseña el verdadero camino a seguir.

“Tenemos que aspirar a ser el burro de Jesús, para que él cabalgue sobre nosotros, hable a través de mi, para que Jesús siga salvando al mundo a través de mi, siga haciendo su misión a través de mi,, dejando que el señor pase con fuerza por nuestra vida y nos haga sus instrumentos”.