Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

¡Virgen de Copacabana, bendice a nuestra iglesia diocesana!

El Alto 17.4.2012// La Diócesis de El Alto, realizó una eucaristía mariana y misionera en la Catedral de Collpani, con motivo de realizar la bendición de tres réplicas de la virgen de Copacabana que serán enviadas a las cinco zonas de las que comprende esta vicaría. Celebración que estuvo presidida por su máxima autoridad eclesial, Mons. Jesús Juárez, acompañado de sus auxiliares Mons. Eugenio Scarpellini y Fernando Bascopé.

 

 

En la eucaristía estuvieron sacerdotes, religiosas, religiosos y asamblea general que se dieron cita a la Catedral para dar la bienvenida a la Mamita Peregrina. Mons. Juárez exhortó a los asistentes  a imitar de ella su disponibilidad, escucha, espíritu de servicio, fortaleza y confianza en la providencia de Dios. Argumentó “Venimos de todas las zonas, porque la Mamita de Copacabana nos convoca a todos los hijos, hagamos lo mismo que Juan al pie de la cruz, cuando Jesús le dijo: “Juan ahí tienes a tu madre, madre ahí tienes a tu hijo” Juan tomó a María y se la llevó a su casa. Les invito hermanos a ser lo mismo, la veremos pasear por todas las calles de la ciudad y veremos los milagros que María, la mamita de Copacabana hará por esta ciudad, si nosotros le abrimos el corazón”.

Esta peregrinación mariana durará un año, donde será acogida en primera instancia por las diferentes parroquias de la urbe y porque además varias instituciones quieren tenerla a su lado. La clausura misionera se llevará  en la fiesta de la Virgen de la Candelaria, pueblo de Copacabana, del año próximo, misma gestión en que también será la clausura del año de la Fe que el Papá Benedicto XVI promulgó para este año.

Además, la autoridad eclesial dijo que éste se convierte en un gran acontecimiento, porque llega en un tiempo nuevo de salvación donde el Señor pasará por las calles e instituciones, para renovarnos y ser nosotros esos testigos fieles del evangelio liberador de Jesús.
“Acompañemos a la Virgen mediante varias preparaciones,  porque no se entiende a la virgen sin su pueblo, hermanos, es María orante que hizo de su vida una oración constante, recibámosla con el corazón abierto y disponible”.