Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

Así sueña la Iglesia a la ciudad de El Alto en su aniversario

Diócesis de El  Alto 8.3.12// En el 27 aniversario de la ciudad más joven de Bolivia, la Diócesis de El Alto ha realizado este 5 de marzo el “Te Deum” con la presencia de autoridades religiosas, autoridades civiles y pueblo en su conjunto. La ocasión ha servido para encarnar el plan de Dios en la realidad de esta ciudad y en respuesta a sus necesidades y anhelos. Presentamos la homilía de Mons. Jesús Juárez, Obispo de esta Iglesia local.

Queridos hermanos y hermanas,
Estimado Honorable Sr. Alcalde
y Autoridades presentes:

Me alegra mucho el verles aquí reunidos para dar gracias al Dios de la vida por el XXVII Aniversario de la creación de la ciudad de El Alto. Perseveremos en la oración para que sigamos siendo bendecidos por nuestro Creador con toda clase de bendiciones. Gracias por su presencia.

Al comenzar esta Homilía, les traigo los saludos agradecidos de MISEREOR por mi participación en la Acción Cuaresmal de Solidaridad de los católicos alemanes con los más necesitados en diversos países. La celebración fue en la Catedra de Speyer. Animé parroquias, colegios y grupos. El lema de esta Campaña es: “Vida digna, preparar un futuro para los niños”.

La Palabra de Dios proclamada y acogida en nuestros corazones es realmente un regalo para esta ciudad que es “suelo de Dios”, como cantamos en el Himno alteño. El Señor de la Vida nos:

ha llamado para cumplir su justicia
ha convocado para unir al pueblo
ha destinado iluminar a los que están en las tinieblas

que nos impulsa a liberarnos de la complicidad y corrupción; de la mentira y del engaño y aprovechamiento al prójimo (como Ananías y Sáfira) y ser promotores de la PAZ, basada en la justicia, la verdad y el amor (Salmo responsorial).

Para esto, Jesús de Nazareth, “verdadero Hijo de Dios” (Evangelio) viene a nuestro encuentro y en medio de las tormentas y tempestades de la vida, cuando los días aciagos y sin esperanza, las dificultades que parecen invencibles, los temores y angustias nos quieren ahogar, destruir, El nos da su mano y no permite que claudiquemos y fortalecer nuestra fe. El nos salva, y viene a quitarnos los “miedos”, nos da la mano y nos acompaña, para que nos comprometamos a trabajar por nuestro querido Alto para que éste sea:

- Una ciudad con un plan de regulador y limpia donde se respete la naturaleza y el medio ambiente, con amplias avenidas con árboles; jardines y plazas lindas para el paseo y descanso de sus habitantes donde la familia tenga un lugar para el libre esparcimiento.

- Una ciudad donde los ciudadanos tengan educación vial y que las normas de tránsito sean respetadas por todos: peatones y conductores, para evitar el calvario de la circulación y las trancaderas.

- Una ciudad donde los índices de la pobreza, sigan bajando y que los alteños tengan un trabajo digno y un salario justo para llevar el pan de cada día a la mesa del hogar y poder asegurar una calidad educativa y una salud que prolongue los años de vida.

- Una ciudad con identidad propia, normas claras de autoridad e institucionalidad para que los ciudadanos puedan vivir en libertad y responsabilidad sin dejarse utilizar o manipular por nadie, cumpliendo sus deberes y exigiendo sus derechos.

- Una ciudad con autoridadesal servicio del pueblo, cercanas, sencillas y ágiles en los trámites libre de corrupción y nepotismo. Este pueblo quiere progreso y desarrollo humano integral.

- Una ciudad con seguridad ciudadana donde se pueda transitar sin miedo, libre de “pildoritas”, “cogoteros”, “linchamiento” violencia intrafamiliar, robos, asaltos, centros de perdición como bares, cantinas, casas de prostitución donde la persona pierde su dignidad.

- Una ciudad donde su población está compuesta de niños niñas, preadolescentes, adolescentes y jóvenes desaparezca: la deserción escolar, los embarazos no deseados, las dificultades en la inserción laborar. Donde crezca la participación de los jóvenes en la política y el compromiso de crear espacios para el tiempo libre de los jóvenes, a fin de que no proliferen más las pandillas, la drogadicción que crece y se difunde cada vez más, con mejores ofertas de programas de educación técnica y superior para encontrar empleos estables.

- Una ciudad donde la atención a la salud sea prioritaria, para que los niños crezcan nutridos, con buen desayuno escolar y alimentación para asegurar un adecuando desarrollo, con formación y educación al valor de la sexualidad y no caer en el hedonismo o uso desenfrenado de anticonceptivos.
Gracias por las nuevas obras entregadas en ocasión del XXVII Aniversario: salas para la atención de personas que han sufrido quemaduras y el Hospital Boliviano Japonés.

- Una ciudad donde se enseñen y vivan los valores fundamentales de una verdadera convivencia democrática con respeto a las Instituciones y su misión a la diversidad, lejos del insulto e intolerancia, con espíritu altruista, llena de amor y perdón para vivir en paz, progreso y reconciliación.

- Una ciudad donde cada bautizado se convierta en un verdadero discípulo y misionero del mensaje liberador de Jesús de Nazareth y así vivir la fraternidad y unidad por la cual Jesús rezó antes de volver al Padre (Jn 17, 21), dando testimonio valiente de su fe en Jesucristo y no avergonzarse de Él en la vida pública; en el trabajo, sindicado, oficinas, aulas, actividades políticas y sindicales siendo luz que ilumina, sal que da sabor, levadura que hace crecer los valores humanos y cristianos.

- Una ciudad comprometida con la misión permanente que como discípulo escuche, aprenda y anuncie siendo un apasionado y perseverante misionero con María que desde el 15 de abril visitará todos los Distritos e Instituciones de la ciudad. La acogeremos en nuestra propia casa. Y se quedará en nuestras familias (Cfr. Jn 19, 27).

Felicidades Pueblo alteño en este aniversario, ¡Jallalla Alto pata Markasa! Nuestro compromiso es seguir trabajando para que en nuestra ciudad, Dios pueda vivir en medio de su Pueblo, porque cada día queremos dirigirle esta oración:
“Señor mío,
si me haces el favor,
te ruego no pases a mi lado sin detenerte”
dame tu mano y caminaremos juntos. (Gé 18, 3)


Mons. Jesús Juárez Párraga
Obispo de la Diócesis de El Alto


El Alto, 5 de marzo de 2012

- En mi ausencia me enteré sobre el vil asesinato de dos hermanos periodistas, mientras se dirigían a su trabajo en Radio San Gabriel. Acción que merece la condena de todos como lo hizo el valeroso pueblo alteño en la masiva marcha y exigimos al Ministerio Público esclarezca este hecho y que se imponga la justicia: Acompañamos a los familiares en este dolor y que nuestra oración fortalezca su fe en la vida eterna.

- El Señor ha visto el sufrimiento de Pando y también escuchó sus gritos de dolor e impotencia frente a las catástrofes naturales y ha suscitado la solidaridad y generosidad del Pueblo alteño, paceño y otros lugares e Instituciones del País que se han manifestado solidarios con ellos en este tiempo de Cuaresma.
Desde esta Catedral expresamos nuestra cercanía con todos ellos y oremos para que salgan fortalecidos y más unidos como bolivianos y pandinos.